Twitter response:

La raíz del problema: Los Dolores Dentales Más Comunes

No hay nada que nos distraiga más que un dolor dental o de muelas palpitante, en especial uno que es constantemente doloroso. Si usted ha tenido suficiente suerte como para no haber experimentado un dolor de muelas o dientes, este se define como un dolor alrededor o dentro de la muela o diente. Muchos de nosotros preferiríamos soportar o combatir el dolor con remedios sin receta y luego concertar una cita con la temida fresadora dental. Sin embargo, aunque una cita con el dentista pueda parecer intimidante, existen varios métodos no invasivos que pueden ayudar a aliviar el dolor y corregir la raíz del problema de su dolor dental. Ignorar un dolor de muelas o dientes por demasiado tiempo, puede llevar a graves condiciones de salud. Así que, ¿cómo saber si es momento de ver al dentista? Primero examinemos las diferentes formas de dolor dental.

Dolor al comer

sin importar qué intente masticar, hay dolor. Ha intentado todo desde pizzas a ensaladas, lo cual lo ha dejado con un dolor punzante en el diente o muela (o varios de ellos) y la incapacidad de comer. Generalmente, cualquier clase de dolor cuando se aplica presión sobre el diente al comer, es un gran indicador de que existe una fractura (grieta) o una caries.

Sensibilidad dental

Esa experiencia desafiante de recibir estallidos ocasionales de dolor punzante en el diente que sólo perduran unos pocos segundos. No está completamente seguro de dónde proviene porque es un dolor tan sordo y rápido que no se da cuenta que se ha disparado por comer o beber alimentos calientes o fríos. Deje el café y el helado hasta que se haga revisar las encías. La sensibilidad a las sustancias calientes y frías puede denotar recesión de las encías a la vez que muestra la posibilidad de pérdida de esmalte o una caries muy pequeña. Cuanto más rápido visite al dentista, mejor, ya que, si se lo deja sin tratamiento, este generalmente es el primer signo de un problema mayor.

Dolor dental crónico

Este tipo de dolor es constante, generalmente suave pero suficientemente notable como para arruinar su día. Es un dolor molesto y persistente que puede ser signo de grave daño al nervio. Tiende a ser más grave por las mañanas debido a una noche de rechinar sus dientes. La gente que suele apretar las mandíbulas a lo largo del día tiene una probabilidad más alta de experimentar este tipo de dolor. La caries sin tratamiento y el trauma dental debido a una lesión pasada sin curar puede conducir al dolor persistente.

A veces, el dolor es crónico pero también intensamente doloroso. Tan doloroso que no permite comer, beber, dormir o hablar. Es entonces cuando debe contactar de inmediato a su dentista para encontrar la raíz del dolor.

Dolor intenso, punzante

El dolor extremo, persistente y punzante que puede dejarlo en el piso llorando como un bebé es un fuerte indicador de que tiene una infección grave. Puede que tenga la cara hinchada en el área del dolor, encías hinchadas, y la imposibilidad de hacer nada ya que duele tanto. Otros síntomas pueden ser fiebre, dolor de cabeza o un sabor desagradable que proviene del diente.

Dolor en la parte trasera de la mandíbula

¿Se ha levantado y se ha preguntado: por qué es que mi mandíbula me duele tanto?. O quizás a lo largo del día nota una cierta tirantez o tensión alrededor de la mandíbula. Este dolor puede describirse como menos evidente en su dentadura y más como una molestia muscular. Algunas de las causas más típicas son alguna muela de juicio afectada, rechinar de dientes o trastornos temporomandibulares y todos pueden tratarse fácilmente.

En raras ocasiones, el dolor alrededor de su mandíbula, huesos faciales y dientes pueden ser signos de enfermedad cardíaca. Su dentista puede evaluar esto y derivarlo a un médico.

Tomar una actitud proactiva y visitar al dentista al sentir el primer indicio de dolor en su boca puede ahorrarle tiempo y dinero. Cuanto más pronto pueda descubrir la raíz de su doloroso problema, más pronto su dentista podrá encontrar una solución y eliminar su dolor.

A continuación hay algunos hábitos sencillos que mantendrán su dentadura y encías saludables y también mantendrán a raya cualquier procedimiento invasivo.

* Haga el compromiso de cepillarse los dientes dos veces al día e incorporar el uso de hilo dental antes de ir a la cama.
* Visite al dentista cada seis meses para una revisión. Las limpiezas dentales profundas son relativamente indoloras y extremadamente eficaces para evitar la enfermedad periodontal. Su dentista tiene una mejor oportunidad de encontrar caries o los problemas que éstas causan más temprano, antes de que se desarrolle un problema más grave.
* Consulte con su dentista acerca de los beneficios de una protección dental nocturna para proteger su dentadura y mandíbula del hábito común de rechinar los dientes.
* Evite los jugos, comidas y dulces muy azucarados. Lleve una dieta rica en alimentos integrales, especialmente alimentos como las zanahorias y el apio, dado que han demostrado ayudar en la limpieza de sus dientes.